Mi experiencia

La hiperacusia consiste en una molestia excesiva a sonidos ambientales que puede producir dolor. Cuando me apareció, me costaba comprender  que sucedía.

 Me puse a investigar y aprendí que además de hipoacusia existe hiperacusia, entonces decidi hacer algo para darlo a conocer y abrí una página en facebook, que ahora se llama Sonidos de Amor. Comunidad de ayuda a personas con acufenos e hiperacusia. 

Lo que otras personas opinan de mi trabajo

Durante mi embarazo y los meses en los que presenté problemas con hiperacusia y los acufenos, me brindó técnicas que me hicieron ver mi problema con menos frustración. En las sesiones abordaba aspectos importantes a superar, como el miedo, ansiedad, insomnio, etc, así como a tener una actitud positiva y de afrontamiento a las adversidades.
Susy

¿Qué es la comunidad Sonidos de Amor?

Es un espacio de encuentro en el que te sientes acompañado/a de personas con acufenos y sensibilidad auditiva, o solo uno de los síntomas. En ella ofrezco apoyo emocional para que entiendas lo que te sucede de una forma positiva sin rechazar la negativa.

¿Para qué surge?

Aportarte a tí , que tienes hiperacusia/acufenos, que se puede cambiar la forma de percibirlo y a las familias en ayudarles a comprender lo que viven las personas afectadas.

¿A quién va dirigida?

– Personas con acufenos, sensibilidad auditiva, especialistas en audición, psicológos, terapeutas ocupacionales, familias, sindrome de meniere, ictus cerebral, daño cerebral adquirido, logopedas, maestros.

¿Qué valores tiene?

¿Cómo te ayudo?

Cuadernos de ejercicios, te aporto mi experiencia para que aprendas, visualizaciones, actividades para estimular los oidos con sonidos.

Lo que otras personas opinan de mi trabajo

Tuvimos nuestra primera cita, las primeras fueron por teléfono, las siguientes on line. Yo estaba con falta de comprensión y empatía siendo lo que ella me mostró desde el principio. Con ella aprendí mil cosas, actitudes y recursos. Cuando estaba muy mal, le mandaba un wasap y ella con una reflexión inteligente me sorprendía. Aprendí a hablar en positivo al sistema nervioso. Aprendí a desidentificarme de ellos, a ponerles nombre, y a hablar con ellos quitando dramatismo. Me guió para buscar la calma, a no juzgarlos. Le contaba mis peliculas de miedo y ella las transformaba en positivo, aprendí el valor de la práctica, de la paciencia, y de la confianza. Me propuso escribir sobre los acufenos en tercera persona para verlos desde otra perspectiva. Logré con los ejercicios escuchar los sonidos internos y externos, a no enjuiciar los externos, dejando que pasen como una melodia relajante. Aprendí a abrirme a los sonidos y la hiperacusia empezó a bajar, además tenía su ejemplo.
Encarnación Quiroga Cántero
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad